En 2021, investigadores de Maryland y Michigan publicaron un artículo en el que mostraban que, seis años antes de su diagnóstico, los individuos que desarrollaban la enfermedad de Alzheimer o un trastorno relacionado eran más propensos a dejar de pagar una factura en comparación con los adultos mayores sin ese diagnóstico. De igual forma, eran más propensos a desarrollar puntuaciones crediticias por debajo de lo normal.

Harvard Health Publishing señaló que el estudio tuvo muchos problemas, como la desigualdad en la edad media de los grupos (lo que podría significar que los resultados se debieran en realidad a la edad y no a la enfermedad de Alzheimer) y el hecho de que subestimaba las verdaderas dificultades económicas a las que se enfrentan quienes desarrollan la enfermedad, entre ellas, la mala toma de decisiones y el convertirse en víctimas de estafas financieras.

Si un adulto joven e incluso maduro cognitivamente intacto puede caer en algún tipo de fraude cuando es abordado vía telefónica, los adultos mayores con demencia de Alzheimer y quienes se encuentran en la fase previa a la demencia del deterioro cognitivo leve son aún más susceptibles.

Leer: La relación entre dinero y salud mental

Las investigaciones realizadas en adultos mayores sanos sugieren que la susceptibilidad a las estafas puede deberse al encogimiento de las estructuras cerebrales relacionadas con la memoria, algunas de las mismas estructuras que se encogen en la enfermedad de Alzheimer.

Las personas con enfermedad de Alzheimer son víctimas de estafas porque tienen el juicio y la toma de decisiones deteriorados. La toma de decisiones financieras requiere el funcionamiento coordinado de muchos sistemas cerebrales para recuperar información previa de la memoria, incorporar nueva información a la memoria, mantener esa información en la mente y analizarla. Las personas con la enfermedad de Alzheimer tienen problemas con los sistemas cerebrales implicados en todas estas funciones.

Esta dificultad en la toma de decisiones y el juicio es lo que conduce a los dos siguientes problemas financieros más importantes en la enfermedad de Alzheimer: donar demasiado dinero a causas legítimas y hacer malas inversiones financieras.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter