Reuters.- Estados Unidos impuso el viernes sanciones a la empresa minera estatal nicaragüense Empresa Nicaragüense de Minas (ENIMINAS), y acusó al Gobierno del presidente Daniel Ortega de profundizar sus vínculos con Rusia a pesar de la guerra en Ucrania.

Estados Unidos y Nicaragua han estado enfrentados durante años, pero las relaciones se vieron especialmente afectadas cuando Ortega, un ex guerrillero marxista, ganó un cuarto mandato consecutivo en noviembre, tras encarcelar a sus competidores y reprimir a los medios de comunicación críticos a su gestión.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó las elecciones de farsa e impuso sanciones a más representantes nicaragüenses.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“A medida que el régimen Ortega-Murillo se compromete cada vez más con Rusia y sigue llenando sus arcas con importantes ingresos explotados del sector del oro nicaragüense, el régimen ha dado la espalda al pueblo nicaragüense, descuidando sus medios de vida”, dijo en el comunicado el subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, Brian Nelson.

Ortega ha respaldado al presidente ruso Vladimir Putin en su ataque a Ucrania. Además, el Congreso de Nicaragua renovó el martes un decreto de una década que permite al Ejército ruso entrenar en el país centroamericano, una decisión criticada por Estados Unidos a la luz de la invasión.

Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Foto: EFE

El Departamento del Tesoro dijo el viernes que miembros de alto rango del Gobierno de Ortega y Rosario Murillo se han beneficiado del aumento de las exportaciones de oro de Nicaragua, lo que, sostuvo, se debe en gran medida al papel de ENIMINAS en la “canalización de los beneficios a los socios del sector privado y los sobornos a las personas del régimen”.

Leer también: Parlamento de Nicaragua cierra otras 98 ONG y se eleva a 657 las ilegalizadas

El Tesoro también sancionó a Ruy López Delgado, presidente del consejo de administración de ENIMINAS.

La medida del viernes congela los activos en Estados Unidos de los designados y, en general, prohíbe a los estadounidenses tratar con ellos.