Las ventas de viviendas existentes en Estados Unidos (EU) cayeron a su nivel más bajo en dos años en mayo, mientras que los precios subieron a un nivel récord -superando la marca de 400.000 dólares por primera vez-, mientras que las tasas hipotecarias aumentaron, apartando del mercado a los compradores primerizos.

A pesar de la cuarta caída mensual consecutiva de las ventas y de la disminución de la asequibilidad, según informó el martes la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR), el mercado de la vivienda sigue bastante caliente, ya que las propiedades permanecieron en el mercado durante un récord de 16 días el mes pasado.

“El mercado está lejos de ser débil”, dijo Conrad DeQuadros, asesor económico principal de Brean Capital en Nueva York. “Es probable que el impacto total del ajuste monetario tarde algún tiempo en manifestarse”.

Leer: Goldman Sachs eleva a 30% la probabilidad de recesión en EU en 2023

Las ventas de viviendas existentes cayeron un 3.4%, hasta una tasa anual desestacionalizada de 5.41 millones de unidades el mes pasado, el nivel más bajo desde junio de 2020, cuando las ventas se estaban recuperando de la caída causada por los confinamientos del Covid-19. Las ventas aumentaron en el noreste, pero disminuyeron en el medio oeste, el oeste y el sur.

Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que las ventas disminuirían a un ritmo de 5.40 millones de unidades. Las reventas de viviendas, que representan el grueso de las ventas de casas en Estados Unidos, cayeron un 8.6% en términos interanuales.

Las ventas de mayo fueron en su mayoría cierres de contratos firmados hace uno o dos meses, antes de que las tasas hipotecarias empezaran a acelerarse en medio de un aumento de las expectativas de inflación y de las agresivas subidas de tasas de interés de la Reserva Federal.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

La hipoteca de tasa fija a 30 años subió 55 puntos básicos la semana pasada, hasta un promedio de 13 años y medio del 5.78%, según los datos de la agencia de financiación hipotecaria Freddie Mac. Se trata de la mayor subida en una semana desde 1987. La tasa ha subido más de 250 puntos básicos desde enero.