Reuters.- El dólar bajaba el viernes y se dirigía a su primera caída semanal este mes, ya que los operadores redujeron sus apuestas sobre dónde podrían alcanzar su nivel máximo las tasas de interés y adelantaron sus perspectivas sobre el momento en que los costos del crédito empezarían a bajar para contrarrestar una eventual recesión.

Un factor importante esta semana ha sido la caída de los precios del petróleo y de las materias primas, que ha aliviado los temores de inflación y ha permitido que los mercados bursátiles se recuperen. Esto ha erosionado la demanda de activos de refugio que ha estado impulsando al dólar frente a las principales monedas.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Al mediodía en Nueva York, el índice dólar =USD, que compara al billete verde con una cesta de seis destacadas monedas, retrocedía un 0.3%, a 104.06 unidades.

El dólar cayó aún más después de que datos mostraron que las ventas de casas nuevas aumentaron un 10.7% a una tasa anual desestacionalizada de 696,000 unidades en mayo. El ritmo de ventas de abril se revisó al alza a 629,000 unidades desde las 591,000 unidades informadas anteriormente.

Crédito BID para Honduras

Además, la encuesta de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan mostró resultados mixtos, con un empeoramiento de la confianza en junio a 50, desde una lectura final de 58 en mayo. Pero la lectura de las expectativas de inflación a cinco años disminuyó a 3.1% desde la estimación preliminar de 3.3% a mediados de junio.

Leer también: El desempleo baja a 9.9 % y la informalidad sube a 48.2 % en Panamá

El dólar, que ha ganado un 9% este año, ha perdido parte de su brillo desde que los inversores comenzaron a apostar a que la Fed podría reducir el ritmo de ajuste de las tasas tras otro aumento de 75 puntos básicos en julio. Ahora los operadores esperan que alcancen su máximo en marzo en torno al 3.5% y que después bajen casi 20 puntos básicos para julio de 2023.

Esta reconsideración envió los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años a mínimos de dos semanas, mientras que el índice dólar acumula un declive del 0.5% en la semana.

El yen JPY=EBS, sensible a los cambios en el rendimiento de la deuda estadounidense, bajaba un 0.2%, en torno a 135.20 unidades por dólar. El euro EUR=EBS, en tanto, sumaba un 0.2%, a 1.0574 dólares.