EFE.- Un grupo de migrantes que están varados en Tapachula, en la frontera sur de México, encendieron este martes veladoras y guardaron un minuto de silencio en memoria de los 50 migrantes que murieron hacinados el lunes dentro de un tráiler en San Antonio, Texas, en Estados Unidos.

El director del Centro de Dignificación Humana (CDH), Luis Rey García Villagrán, denunció en el estado de Chiapas, en el límite con Guatemala, que las fronteras ya no deben ser cementerios de migrantes.

El defensor de derechos de migrantes en el sur de México mostró una camiseta con la leyenda: “no pueden seguir siendo las fronteras cementerio de migrantes”.

Leer: El euro cae tras comentarios de la Fed y cifras de EEUU

Asimismo, pidió al Estado mexicano que otorgue libre tránsito a los migrantes.

“Porque los migrantes salen huyendo de sus países, porque no había otra (alternativa): o se migra o se muere”, comentó.

También expuso que los migrantes se están reuniendo en un grupo multitudinario porque no se atiende en Tapachula, el punto de entrada de Centroamérica a México.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El acto ocurre tras la muerte de 50 migrantes dentro de un camión en San Antonio, Texas, en la frontera de México con Estados Unidos, de los que 22 eran mexicanos, mientras que del resto se identificaron a 7 guatemaltecos, 2 hondureños y de 19 todavía no se sabe la nacionalidad.