Por Nohelis Ruiz A.
El networking empresarial a escala global, es también conocido como “Diplomacia Corporativa”, y hace referencia a la estrategia empresarial orientada a desarrollar vínculos con los diferentes actores y líderes de instituciones públicas y privadas en los diferentes mercados globales, independientemente del sector o especialidad, aplicando los diferentes recursos, herramientas y hasta técnicas de diplomacia, que conduzcan a generar influencia e impacto, gracias a la reputación, la confianza y la credibilidad. Todo ello teniendo en cuenta los riesgos por posibles cambios legislativos, o decisiones políticas que puedan afectar los objetivos del negocio y las organizaciones. Entre otras acciones, las más importantes a tener presente son el Lobby for Business (lobby y/o acciones gremiales), el networking, la comunicación estratégica, el posicionamiento y reputación corporativa, la inteligencia competitiva, pero sobre todo el “Posicionamiento Personal” de cada uno de los integrantes de dichas organizaciones, no solo de los directivos, sino de todos los líderes en sus diferentes niveles y funciones.

El networking y la Diplomacia Corporativa, es uno de los recursos a los cuales recurren las organizaciones, no solo para relacionarse con líderes y personalidades de todos los ámbitos; sino para crear lazos con clientes y con el público en general. A este respecto, es necesario tomar conciencia del rol que ejercen cada una de las personas, sobre todo en este mundo que nos desafía con mucha insistencia, como profesionales y como empresas. Desde hace algunos años, las formas de relacionarnos como corporaciones y como individuos a nivel personal y profesional, han tomado un carácter individual, razón por la cual, vemos como tantos CEO’s de pequeñas, y grandes empresas, asumen su rol e imagen para transmitir mensajes estratégicos que ponen en el tablero de juego con el fin de crear vínculos con una enormidad de actores en la escena local y global; para el alcance de los objetivos de desarrollo y expansión de la empresa, previstos en su plan estratégico.

Leer: ONU Mujeres: Los derechos reproductivos son derechos de la mujer y humanos

Llevo años estudiando y haciendo seguimiento a miles de empresas, a sus formas de moverse y generar negocios, y una de las cosas más efectivas para aumentar la reputación y la confianza de una empresa es el Posicionamiento Personal y Corporativo. Concretamente, es gracias a una buena Estrategia Personal, de cada uno de los integrantes, empleados, mandos medios y altos, debido a que son las personas quienes gestionan las empresas, se relacionan con diferentes profesionales y actores de otras empresas e instituciones. Esto es lo que se conoce como el Capital Relacional, es decir, la suma de las relaciones que tienen y pueden generar todos los miembros de una organización; convirtiéndose en un activo de alto valor empresarial. ¿Y sabes por qué esto es tan efectivo? Simplemente porque las personas pueden “Sentir”, “Vender Ideas” y “Generar Conversación”. Por consiguiente, las organizaciones amplían sus conexiones, crean redes de contacto altamente efectivas, en diferentes círculos de influencia, lo que arroja resultados favorables en el desarrollo de carrera del talento y directivos; además de generar un impacto, no solo positivo, sino extraordinario en el posicionamiento, reputación y los negocios de la empresa u organización.

Por último, recordar que estos diplomáticos corporativos cuentan con habilidades transversales que les permiten relacionarse, en el mercado local, regional e internacional, con estrategias perfectamente acordes a su rol, y con el fin de ganarse la confianza y el respeto en su sector o especialidad a nivel global. Los diplomáticos corporativos ayudan a las empresas a entender contextos específicos, según sus intereses, facilitando el contacto con instancias o personas importantes, líderes de todos los sectores, para generar el efecto requerido y fortalecer el entorno. Aunque parezca ilusorio, las fronteras de los negocios y las oportunidades laborales, se han difuminado, como consecuencia, entre otras tantas cosas, de los recientes acontecimientos en la humanidad, que nos presentan escenarios y mercados complejos, aunado a las nuevas tecnologías que han cambiado las formas tradicionales de relacionarnos.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

*La autora es estratega, formadora y conferencista experta en networking

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.