Por Rosa María Bolaños

El Índice de Competitividad Turística se divulga cada dos años y evalúa las condiciones que ofrecen los países participantes para el desarrollo turístico.

En el año 2017, Guatemala ocupó la casilla 86 de 136 naciones incluidas en la medición; mientras que en el 2019, bajó 13 puestos situándose en el 99, de 140 países y en el 2021 se posicionó en el puesto 97 del ranking mundial, de un total de 117 países evaluados.

Según la información del índice divulgada por la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), el estudio analiza 112 variables divididas en 5 ejes, pero, en resumen, en nueve años, la puntuación de Guatemala ha bajado: en el 2013 fue de 3.7; en el 2015 y 2017 fue 3.5; en el 2019, 3.4 y el año pasado obtuvo 3.3 puntos sobre el máximo de 7.

Sin embargo, Fernando Spross, analista de Fundesa, explicó que para poder comparar los últimos dos informes se debe considerar el ranking recalculado para 2019; es decir tomando en cuenta solo los datos de los 117 países evaluados en el 2021.

Al reestimar la calificación con base en 117 países, la posición para Guatemala en el 2021 fue la 97, según como refiere el informe, mientras que en el 2019 ocupó el 95, por lo que en la más reciente evaluación bajó dos casillas en el ranking.

En la comparación con Latinoamérica, ocupa el lugar 14 de 18 naciones y entre los mejor calificados están Chile (4.3), México (4.3), Brasil (4.2), Costa Rica (4.2) y Uruguay (4.1): Con las menores puntuaciones están Venezuela y Honduras (3.1 cada uno), Nicaragua (3.2), Paraguay y Guatemala (3.3 cada uno), según Fernando Spross, analista de Fundesa, y Roberto de la Fuente, vicepresidente de la Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur).

Leer: Eurobonos serían una tabla de salvación para el tipo de cambio, según expertos

¿A qué se debe?

A pesar de que Guatemala tiene ventajas competitivas importantes en cuanto a segmentos y destinos, el tema de infraestructura aérea, terrestre, portuaria y de servicios turísticos es de los peor evaluados, con un puntaje de 2.6: la infraestructura de transporte aéreo fue calificado con 2.4 puntos sobre 7, y en ese pilar se ubica en el puesto 94.

En la infraestructura terrestre y portuaria, también tuvo un punteo de 2.4, pero se colocó en la casilla 107; mientras que en el eje de impulsor de la demanda de viajes y turismo, salió con 2.07, lo que incluye los recursos culturales y no ociosos.

Spross indicó que el pilar de infraestructura evalúa la disponibilidad y calidad de aeropuertos, puertos, carreteras y vías férreas, así como el acceso y eficiencia de los sistemas de transporte público como buses, metro y taxis.

“En el caso de Guatemala, lo que tenemos peor evaluado es la infraestructura portuaria y terrestre, que está en las últimas posiciones a nivel mundial.  Cabe resaltar que el deterioro de la infraestructura vial, carreteras y puentes, aparte de la saturación y obsolescencia de la infraestructura portuaria, tiene un gran peso en la evaluación”, comentó el analista.

Otro pilar que salió bajo fue el de recursos culturales (1.8), que incluye la disponibilidad de sitios arqueológicos e instalaciones de entretenimiento y la forma como se promueven, desarrollan y protegen.

Sobre los aspectos mejor calificados están la competitividad de precios (5.3); priorización de viajes y turismo (4.2); y seguridad y protección (4.4), refirió Fundesa.

Escasa inversión

El vicepresidente de Camtur citó datos de varios informes y opinó que esta calificación refleja muchas dificultades, como el hecho de que el gobierno solo invierte alrededor del 1.5% del producto interno bruto (PIB) anual en infraestructura, mientras que en países vecinos como Costa Rica, se ha llegado hasta 5.5%.

“Con estos problemas y aún teniendo extraordinarios destinos turísticos, el país nunca podrá competir con un país que sí invierte en obras para mejorar la conectividad y servicios al viajero. Es imposible salir a vender Guatemala como destino turístico, si el visitante se arriesga a llegar un aeropuerto disfuncional y carreteras llenas de agujeros”, agregó.

Los señalamientos y críticas del sector de turismo y viajes arreciaron a consecuencia de diversos problemas derivados de las fuertes lluvias que afectan el país y han provocado socavamientos, derrumbes y problemas en carreteras, además de dos apagones en el Aeropuerto Internacional La Aurora. De la Fuente atribuyó todos estos problemas a la falta de mantenimiento y previsión.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El lunes pasado, el sector firmó una carta dirigida al presidente Alejando Giammattei y a los ministros de Estado, pidiendo que se establezca este mes una mesa técnica con funcionarios de alto nivel, Camtur, operadores de turismo y sectores relacionados.

Datos de interés

El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) dio a conocer la semana pasada que según el Índice de Competitividad Global, Guatemala ocupa la posición 132 de 141 economías, en cuando infraestructura vial y a nivel mundial, está en el lugar 200 con solo 1.05 metros de carreteras por cada mil habitantes. Un nivel óptimo es de 3.1 metros.

Spross agregó que se requiere un cambio drástico en el modelo de gestión. “Urge una solución de fondo y que el Congreso de la República apruebe la iniciativa 5431, Ley General de Infraestructura Vial, que está pendiente de tercer debate”. Entre sus beneficios mencionó:

  • Resuelve la capacidad de planificación y factibilidad técnica para mejorar la infraestructura vial.
  • Genera la posibilidad de licitar proyectos viales sin ir al Congreso.
  • Se legisla el procedimiento técnico de derecho de vía para permitir mayor agilidad, respetando el debido proceso y la propiedad privada, para acelerar la construcción de carreteras.
  • Garantiza el proceso de adjudicación bajo estándares internacionales (generando la posibilidad de pago por indicadores para construcción, operación y mantenimiento) – lo cual mejora la calidad de las carreteras.
  • Triplica los fondos para carreteras y la posibilidad de tener un fondo vial (sin aumentar impuestos) y la posibilidad de tener carreteras con peaje (donde exista capacidad de pago y vía alterna).
  • En el caso de las mejoras en puertos, se requiere que el Ejecutivo someta a discusión del Congreso de la República, la aprobación de la Ley de Autoridad Marítimo- Portuaria, a cargo de la Comisión Portuaria Nacional.

*En alianza con Prensa Libre