EFE.- El Banco Central de Reserva de El Salvador (BCR) recortó este jueves su proyección de crecimiento económico para el cierre de 2022 a un 2,6 %, de un 3,2 % previo.

El presidente del BCR, Douglas Rodríguez, indicó en una conferencia de prensa que entre los “frenos” que afectan la economía salvadoreña están la guerra entre Rusia y Ucrania y la “desaceleración de la economía mundial”.

Además, señaló como otros factores la “inflación mundial elevada”, la “ralentización del crecimiento de socios comerciales” y el aumento de las tasas de interés de Estados Unidos.

Leer: Guatemala sube su tasa de interés para contener la inflación

La estimación del BCR para el cierre de 2022 es inferior a la del Banco Mundial y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), que a comienzos de junio pronosticaron desempeños del 2,7 % y 3 %, respectivamente.

Sin embargo, el titular de la entidad financiera sostuvo que este crecimiento estimado para el cierre de 2022 es superior al promedio de décadas anteriores.

Exportaciones en El Salvador. Foto: Pixabay

CRECIMIENTO HASTA MARZO Y ESTANCAMIENTO DE CONSTRUCCIÓN

“El Salvador está creciendo mucho más de lo que crecía hace 20 años”, dijo y atribuyó esto a los “resultados positivos” de las medidas económicas aplicadas por el Gobierno de Nayib Bukele.

Rodríguez indicó que la economía salvadoreña creció un 2,4 % al cierre del primer trimestre del año en curso y dijo que no se prevé que el país caiga en una recesión.

Las áreas que más contribuyeron, según el informe dado por Rodríguez, para el crecimiento de los primeros tres meses del año fueron transporte, servicios administrativos, servicios del Gobierno, restaurantes y salud.

Las actividades que más crecimiento reportaron son los servicios de esparcimiento (13,1 %), restaurantes (11,6 %), transporte (10,6 %), entre otros.

Por otra parte, señaló que la construcción reportó una caída en sus actividades del 4,8 %, principalmente por el alza en los precios de los materiales.

De igual forma, el sector de minas y canteras registró una caída del 27,5 % por una menor demanda de los productos y una menor producción de sal.