EFE.- La posibilidad de una guerra nuclear y de insuficiencia alimenticia en el planeta tras la invasión de Rusia a Ucrania requiere de un trabajo global más activo y participativo, según coincidieron expertos de la Unión Europea y América Latina durante un evento de seguridad internacional en Brasil.

Durante la Conferencia de Seguridad Internacional del Fuerte de Copacabana, que comenzó este jueves en Río de Janeiro, los participantes señalaron que la guerra que se vive actualmente en Europa del este no es sólo contra Ucrania sino contra todo el orden mundial, y sus efectos ya se están viendo con más de 8 millones de desplazados y la inflación disparada a nivel global.

Bielorrusia, Corea del Norte, Siria, Eritrea, Cuba, Nicaragua y Venezuela hacen parte de los países que manifestaron su apoyo a Rusia y otros como Irán y China se abstuvieron de tomar partido.

El gigante asiático es considerado por los expertos como crucial en el conflicto por el peso que tiene el país en la economía mundial.

Leer: Estados Unidos retiene 1,000 mdd de un oligarca cercano a Putin

Esto porque tras los efectos que dejó la covid-19, los países ahora se enfrentan a otros desafíos como la seguridad alimentaria y los precios de los insumos y los índices de pobreza que crecieron con la pandemia seguirán aumentando si no se pone fin al conflicto en Ucrania, como aseguró Pawel Herczynski, del Servicio Europeo para la Acción Externa (SEAE) .

La amenaza de Vladimir Putin de iniciar una guerra nuclear si continuaban los envíos de armas a Ucrania, también fue advertida por los expertos.

“Tenemos la amenaza de una tragedia nuclear, que la guerra se extienda por uno o dos años más, con millones de refugiados más, o que se agrave el tema de la seguridad alimentaria”, aseguró Roderich Kiesewetter, miembro del Parlamento Alemán, en uno de los paneles.

Para el experto, los países del mundo tienen la  “responsabilidad” de ser más activos para “detener a Rusia” y dar espacio de participación a países que si bien no pertenecen a grandes potencias, tienen un fuerte impacto en la economía mundial, como es el caso de Brasil, uno de los principales proveedores de alimentos del mundo.

“Tenemos que hacer que América Latina esté representada de forma permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, aseguró. 

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter