Por Urías Gamarro / Prensa Libre

Aunque en el corto plazo se descarta un paro como medida de presión, la Coordinadora Nacional de Transporte (CNT) que agrupa a diferentes cámaras empresarial del sector, se pronunciaron ante la situación de emergencia que se vive en el país, en cuanto al deterioro de las carreteras.

El hundimiento en el kilómetro 15 ruta al Pacífico Villa Nueva, el deslizamiento de tierra en la ruta Interamericana, los daños ocasionados en el paso provisional del puente Petapilla en Chiquimula, así como la interrupción del tránsito en diversos tramos, afecta al comercio y la libre movilidad de las personas, por lo que, según los transportistas, ya hay una crisis.

Por lo pronto, y considerando el impacto de esta situación en los costos de operación, ya comenzó a aplicarse un incremento en las tarifas de hasta del 10%, lo que a su vez tendrá un impacto en el costo de la Canasta Básica de Alimentos (CBA).

“Los metros de red vial por habitante de nuestro país están en situación crítica y desastrosa. Estamos a punto de que esta situación deje de ser una amenaza para convertirse a una tragedia económica nacional”, expuso Héctor Fajardo, directivo de la CNT.

Leer:

Retrasos en despachos

Luego fundamentó el aumento indicando que debido a la suspensión del paso en el kilómetro 15, el traslado de mercancías a los centros de distribución o de manufactura que duraban tres horas, ahora demoran de ocho hasta 10 horas.

La situación se ha complicado por el deslizamiento que ocurrió en la ruta Interamericana, y aunque hay ruta fiscales alternas habilitadas, la crisis se agrava por las restricciones municipales al transporte pesado, pues se trata de rutas de vital importancia para la economía, por donde ingresan y salen mercancías de importación, exportación y de tránsito internacional hacia los países vecinos.

Fajardo citó como ejemplo que un medio de transporte, por lo general realiza dos viajes en un día, pero ahora solo se puede hacer uno, lo que representa una pérdida de competitividad. “Es insostenible operar sin el incremento en el costo por viaje”, afirmó.

Te puede interesar: La situación de carreteras, puertos y aeropuertos también afecta la competitividad turística

Inacción inaceptable

También se criticó la inacción de las autoridades del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), y de la Comisión de Comunicaciones del Congreso, a pesar de que el 15 de marzo ese organismo aprobó una ampliación presupuestaria de Q3 mil 191 millones, y la semana pasada se creó un Fondo de Emergencia y transferencia por otros Q1 mil millones.

Es decir, el Congreso ha realizado maniobras financieras para beneficiar al CIV con Q4 mil 191 millones.

Además, dejaron claro que la situación actual de la red vial no se debe solo a las lluvias de este invierno, sino que las precipitaciones han venido a complicar la situación de abandono de las carreteras, que ya era alarmante, pues además de los daños que provoca a los vehículos de transporte comercial, también impacta a los usuarios particulares.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Cambio de modelo

En un pliego de propuestas urgentes que planteó la CNT, se conmina a retomar el Plan de Infraestructura Vial para el periodo 2018-2032 que presentó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Así también, realizar el cambio de modelo de contratación e inversión en temas de infraestructura vial, tomando en cuenta el involucramiento del sector privado en la organización de la Unidad de Conservación Vial (Covial) para el mantenimiento de las carreteras al inicio de la época seca en diciembre y la contratación de empresas en períodos multianuales.

También proponen adjudicar los proyectos de bacheo por estándares o niveles de servicios. O sea, un pago mensual por tener el proyecto en buenas condiciones, sin daños como baches, grietas o  rotura de bordes y mejorar la calidad de la supervisión de los trabajos contratados.

*En alianza con Prensa Libre