Después de que el CEO de Tesla, Elon Musk, ordenara a los empleados remotos que volvieran al trabajo –o que se atuviesen a las consecuencias–, la empresa no estaba preparada para dar la bienvenida a sus trabajadores. Según da cuenta The Information, los empleados que regresaron no encontraron suficientes escritorios ni plazas de aparcamiento.

Este es un nuevo capítulo del caótico final del segundo trimestre de Tesla, en el que el impetuoso estilo de liderazgo de Musk vuelve a agitar las ya tumultuosas operaciones de la empresa. Entre otras, según informan varios medios de comunicación, la empresa se ha visto incluso obligada a rescindir ofertas de trabajo a personas que ya las habían aceptado.

Leer: El despliegue de la red 5G detonaría mayor desarrollo en Latinoamérica

Según el informe de The Information, los empleados de la fábrica más productiva de Tesla, ubicada en Fremont, California, que respondieron al nuevo mandato de Musk de regresar a sus puestos de trabajo, llegaron a las instalaciones y se encontraron con la falta de plazas de aparcamiento, sin un escritorio para sentarse y con una conexión Wi-Fi deficiente.

Según The Verge, algunos empleados optaron por aparcar sus coches en la cercana estación del sistema de transporte metropolitano BART y luego ser trasladados al trabajo por Tesla.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter