En menos de una semana, el proyecto del tren eléctrico habría pasado de ser un proyecto viable, a descarrilarse a gran velocidad.

Las objeciones de Luis Amador, ministro del MOPT, en torno a la demanda, al alto costo de la obra de infraestructura -valorada en $1.550 millones – y a los estudios de factibilidad, tienen el plan a punto de estrellarse.

Y es que Amador denunció ayer que uno de los estudios para dicho proyecto de infraestructura tenía los puntos cardinales al revés, a la vez que no se midió el impacto en los embotellamientos.

Lo peor del asunto, es que el estudio en cuestión fue encargado a un consultor que cobró $1 millón.

“Vi un consultor que el otro día se ganó $1 millón por un estudio. De los tantos estudios del ferrocarril (…) Un millón de dólares por un estudio y ese consultor puso el norte hacia el sur. El plano está al revés y ese consultor, no hizo un estudio detallado de las presas que se iban a hacer y ese consultor no hizo un montón de cosas”, dijo Amador al Canal 36 de Guanacaste este martes en una entrevista.

La semana pasada el ministro dio a conocer que tenía dudas de los estudios sin dar mayores detalles.

Sin embargo, sí señaló que le parecía un proyecto muy caro, con un subsidio igualmente caro.

Leer: La recesión ya está aquí, según Cathie Wood

“Bajo la posibilidad de que me despida el Presidente, voy a decir que hemos estado analizando el tren y, realmente, nos encontramos un montón de cuestionamientos. Nada más se lo voy a poner así: imagínese usted un tren que va 20 kilómetros por hora, cruzando por los cascos urbanos, bajando agujas, pitando y haciendo un montón de presa. Yo no estoy convencido y no necesito ser experto para eso (…) A la empresa que hizo los estudios, no le estoy creyendo mucho. Lo que fue hecho anteriormente, ese tranvía, no es un tren rápido, es un tranvía lento, a mí no me convence”, dijo Amador el viernes anterior.

La semana pasada, Amador, el presidente Rodrigo Chaves y Mario Arce, jerarca del Incofer, tuvieron una reunión de urgencia para analizar el tema.

En principio, el futuro del tren se estaría dando a conocer esta semana.

En estos momentos, no está claro a cuánto ascendería el proyecto, ya que se realiza una revisión de los estudios financieros, técnicos y de demanda del tren que dejó el gobierno anterior para un proyecto de $1.550 millones, por lo que en principio, la inversión podría ser igual, mayor o menor.

A mediados de 2025 como máximo, el gobierno se planteó arrancar con la construcción.

“La meta de esta administración, incluidos los eventuales cambios, es continuar con el impulso del proyecto y poder estar construyendo en esta administración. En el peor de los escenarios a mediados de 2025. En ninguno de los casos no se contempla no dar inicio con el proyecto en este gobierno”, dijo Mario Arce, presidente del Incofer a LA REPÚBLICA en una entrevista anteriormente.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter