Investing.com – El dólar estadounidense sube al comienzo de la jornada de negociación de este viernes en Europa, acercándose a máximos del año impulsado por la demanda de refugio seguro, ya que los bancos centrales tratan de frenar la inflación a expensas del crecimiento económico.

A las 9:00 horas (CET), el índice dólar, que sigue la evolución de esta moneda con respecto a una cesta de otras seis divisas principales, sube un 0,2% hasta 104,688, tras alcanzar máximos de 20 años en 105,79 a mediados de junio.

El dólar experimentó cierta debilidad el jueves después de que el gasto de los consumidores estadounidenses creciera mucho menos de lo esperado en mayo, lo que provocó que el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años de referencia disminuyera hasta el 2,94%, lo que supuso su mayor caída semanal en las últimas siete semanas.

Esto tiene lugar tras las declaraciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, a principios de la semana, en los que sugería que el riesgo de que la economía se viera perjudicada por la subida de los tipos era menos importante que la restauración de la estabilidad de los precios.

Dicho esto, el dólar se ha recuperado rápidamente con los inversores deshaciéndose de los activos sensibles al crecimiento a medida que aumenta la preocupación en torno a que cualquier desaceleración en Estados Unidos pueda arrastrar consigo al mundo entero.

“El dólar se mantiene cerca de máximos del año, ya que los temores de recesión no logran hacer mella en la suposición principal de que la inflación es un problema y que la Reserva Federal está centrada en subir los tipos para solucionarlo”, explican los analistas de ING (AS:INGA) en una nota.

El par EUR/USD desciende un 0,3%, hasta el nivel de 1,0453, y la guerra entre Rusia y Ucrania se suma a las preocupaciones en torno a la inflación y el crecimiento en Europa.

Leer: Unión Europea regulará por primera vez las criptodivisas

Las economías europeas se enfrentan a una nueva e importante sacudida con la ralentización de las entregas de gas natural ruso, que amenazan con impulsar la inflación aún más allá de los actuales máximos históricos y llevar a la potencia del continente, Alemania, a una “inminente” recesión, dice Deutsche Bank (ETR:DBKGn).

Los datos de los precios al consumo de la zona euro serán centro de todas las miradas este viernes, ya que se espera que la cifra anual del IPC suba al 8,4% en junio, nuevos máximos históricos, tras alcanzar el 8,1% el mes anterior.

Además, los datos del PMI manufacturero de la eurozona, y especialmente de Alemania, también se publican este viernes y se espera que muestren un deterioro de la confianza en este sector clave.

El par GBP/USD se deja un 0,4% hasta el nivel de 1,2131, ya que el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, señaló a principios de la semana que la economía del Reino Unido estaba empezando a ralentizarse, mientras que se espera que la inflación siga subiendo.

Los ejecutivos de las empresas de Reino Unido son los más pesimistas en cuanto a sus perspectivas económicas desde los primeros días de la pandemia. La encuesta del Instituto de Directores realizada a más de 400 líderes empresariales muestra cómo la medida de la confianza económica descendió a -60 puntos en junio, frente a los -45 de abril, su cota más baja desde que el coronavirus llegara por primera vez a Reino Unido a principios de 2020.

El par USD/JPY baja un 0,6% hasta el nivel de 134,97, y el yen japonés también recibe apoyo como refugio seguro. El AUD/USD, muy sensible al riesgo, se desploma un 1,1%, hasta 0,6821, mientras que el USD/CNY sube un 0,1%, hasta 6,7078, tras conocerse que la actividad manufacturera de China se expandió en junio a su ritmo más rápido en los últimos 13 meses, subiendo el índice de gestores de compras del sector manufacturero de Caixin/Markit hasta 51,7 puntos en junio, impulsado por el levantamiento de las medidas de confinamiento contra el COVID.

Por Peter Nurse

Investing.com
Investing.com