Por Ileana Rojas  y Mélida Osborne
La comunicación interna efectiva es fundamental para mantener a los colaboradores comprometidos con los objetivos empresariales. La pandemia causada por el COVID-19 dejó grandes enseñanzas, entre ellas, que una correcta y asertiva estrategia de comunicación no solo permite disipar la incertidumbre en los colaboradores, sino que fortalece el funcionamiento de las organizaciones.

Por ejemplo, el tema del teletrabajo fue un elemento que marcó un antes y un después en el rendimiento y las relaciones entre los trabajadores. Durante todo el año 2021 e inicios del año 2022, las personas estaban con la duda de cuándo se iba a regresar a la presencialidad y cuáles serían las nuevas directrices laborales. Las empresas más exitosas del mundo comprendieron que los modelos de trabajo que se manejaban antes y durante la pandemia quedaron obsoletos, por lo tanto, crearon nuevos paradigmas laborales, donde los sistemas híbridos de presencialidad y virtualidad marcan una clara tendencia.

Las empresas que conformaron de un grupo de comunicación interna con especialistas en el campo y profesionales de todos los departamentos lograron que sus colaboradores captaran esta idea desde el primer momento a través de un flujo de información claro y continuo con el resto de la organización, aun estando lejos de las instalaciones físicas.

Leer: Networking & Liderazgo Global

Fortalecimiento de la cultura y ADN de las empresas

La comunicación interna es una herramienta que no sólo consigue disipar las dudas sobre los nuevos modelos laborales, sino que genera mayor identificación de los trabajadores con los valores de su empresa. El éxito de una estrategia comunicativa está en ver las crisis como oportunidades y esto es lo que hicieron las empresas más exitosas: fortalecer su ADN dentro de los colaboradores a través de tácticas de comunicación proactivas.

La Encuesta sobre la cultura organizacional 2022 de PwC Interaméricas señala que el fortalecimiento de la cultura empresarial es parte fundamental en la agenda de altos ejecutivos de la región, según el 74% de los encuestados. El estudio también revela que mantener el sentido de comunidad ha sido más difícil en la pandemia para el 61%, pero el 71% dijo que tener una cultura distintiva les da una ventaja competitiva.

Según la consultora Deloitte “la experiencia de la persona está relacionada tanto con el ámbito motivacional del trabajador como con el de la comunicación, ya que el sentir orgullo y estar alineado con los valores de la organización es un factor vital que difícilmente puede conseguirse sin una comunicación adecuada”. 

Los colaboradores que se identifican y comprometen con la cultura empresarial sin duda impulsan más su crecimiento, porque se sentirán más identificados y motivados para trabajar.

¿Cómo aprovechar la comunicación para reavivar la cultura del lugar de trabajo?

En primer lugar, las empresas que han tenido éxito es esta misión identifican de manera concreta su público meta, estudian a sus colaboradores, cuáles son sus preferencias, fechas especiales y resultados de rendimiento para destacarlos. En segundo lugar, establecen un vínculo frecuente y periódico con sus trabajadores, haciendo notar que la empresa y sus líderes están al tanto de ellos, de sus necesidades y bienestar. Además, se caracterizan por la transparencia de la información que se comparte, aun cuando hay detalles que solo se manejan en algunos niveles de la organización, lo que se hace llegar a los colaboradores es real y asertivo. Ocultar o negar datos o situaciones solo genera una disminución en la confianza y pérdida de credibilidad.

Por último, es fundamental definir una variedad de canales de comunicación, más allá del correo corporativo. Las reuniones virtuales, webinars, videos, podcasts y formatos 100% adaptados para ser visualizados en los teléfonos inteligentes son alternativas para mantener el interés en la comunicación interna. Es momento de maximizar la creatividad y aprovechar las enormes ventajas tecnológicas para diversificar canales que mantengan el interés en el público meta.

Es importante resaltar que lo que sirve para una organización, no necesariamente sirve para otra. Debemos estar dispuestos a invertir recursos en el desarrollo de una estrategia de comunicación interna con resultados medibles y cuantificables, teniendo claro qué se necesita comunicar, a quién, con qué frecuencia y cómo se llevará a cabo, pedir retroalimentación frecuentemente y estar dispuestos a fallar y ajustar la estrategia hasta lograr las metas planteadas.

Reavivar la cultura del lugar de trabajo debe ser siempre una prioridad. Colaboradores comprometidos con la organización sin duda marcarán la diferencia.

*Las autoras son  Gerente General Intel Costa Rica  y Gerente de Comunicación Interna, Intel Costa Rica

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.