Por María Muralles-Maldonado
El conflicto entre Rusia y Ucrania ha provocado alzas considerables en los precios del petróleo, y por ende de los combustibles, por lo que las industrias centroamericanas —importadoras netas de este recurso—, continúan incrementando sus costos de producción con un impacto que se traslada al consumidor final.

Guatemala es la nación que registraba hasta finales de mayo, los precios más altos de combustibles en Centroamérica. Por ejemplo, si se considera que ya antes del conflicto europeo existía una tendencia alcista, de  enero de 2021  a mayo de 2022, el precio de la gasolina superior en Guatemala subió más de 180%, al pasar de 3.09 dólares (24.34 quetzales) en enero de 2021, a 5.59 dólares (44 quetzales a mayo de este año).  Al 5 de julio la gasolina superior se vendía en 39.58  quetzales en la capital, luego del decreto del subsidio a finales de mayo.

“Todas las industrias son afectadas con el incremento de los precios de combustibles porque usan las gasolinas o el diésel para el traslado de sus mercancías, no hay excepción; nos afecta a todos”, explica Enrique Lacs, director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas.

A nivel nacional, el principal producto que se consume es el diésel, y tiene una alta incidencia en el costo del transporte de mercancías y pasajeros. En la primera quincena de mayo, su precio superó, por primera vez en una década, la barrera de los 5.2 dólares (41 quetzales) por galón.

Costos de combustibles a Junio de 2022 en Guatemala. Fuente: Ministerio de Energía y Minas de Guatemala

Los costos se trasladan a toda la cadena del transporte internacional de carga, es decir, a exportadores e importadores, y hasta el usuario final, dice Jean Paul Brichaux, presidente del Consejo de Usuarios del Transporte Internacional de Guatemala.

Enrique Lacs observa que desde hace un año han visto incrementos en los precios de los combustibles, pero con el conflicto geopolítico de Europa perciben alzas más aceleradas.

Enrique Meléndez, director ejecutivo de la Asociación Guatemalteca de Expendedores de Gasolina señala que la volatilidad de los precios de los combustibles genera inflación, lo que reduce el poder adquisitivo.

Héctor Fajardo, director General La Cámara de Transportistas Centroamericanos, dice que los precios actuales son preocupantes para el gremio, ya que históricamente Guatemala tenía los costos más bajos de combustibles de la región; ahora son los más altos.

Los precios del gas licuado de petróleo de Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Panamá incluyen subsidios; aun así, Guatemala mantiene los precios más altos, según el Informe de precios de Combustible del Ministerio de Energía y Minas.

A pesar de que Guatemala aprobó a mediados de mayo un subsidio de cinco quetzales para el galón de gasolinas superior y regular, y siete quetzales para el diésel, sigue teniendo precios elevados.