Por Elizabeth Salinas e Israel Pantaleón
El sector lácteo en Guatemala enfrenta varios restos en el país, pero aún así ostenta un importante espacio en la economía de la nación, pues genera alrededor de 56 mil empleos directos y más de 168 mil indirectos, esto de acuerdo a datos de la Cámara de Industria de este país.

Los retos para el sector lácteo en Guatemala

La inflación, la pandemia, el aumento en el precio de las materias primas, la crisis de contenedores, entre otros factores se perfilan como las principales trabas para el sector lácteo en Centroamérica, el cual antes de la pandemia producía cerca de $355 millones, según Central America Data, pero también existen otros retos, algunos poco hablados, como el contrabando.

“De México ves yogures, productos que necesitan cadena de frío y se venden en los mercados, fronteras, prácticamente nosotros no vendemos productos como marcas nacionales, porque todo entra de contrabando, ese también es un factor muy importante que nos afecta no solamente como industria, sino que también al país, porque obviamente no pagan impuestos y son un riesgo sanitario para los consumidores”, dice Wilfredo Fernández, director ejecutivo de la Gremial de Lácteos y Derivados.

Además de esto Guatemala ha llamado la atención por no estar cerca de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)  que dice que una persona debe consumir al menos 160 litros de leche al año, los guatemaltecos solo consumen 55.

los precios se están encareciendo demasiado, se está volviendo cada vez más difícil que el guatemalteco promedio pueda acceder a estos productos de tan buena nutrición… estos productos son parte de las guías alimentarias prácticamente a nivel mundial y Guatemala no es la excepción”, explica Fernández.

Foto: Pexels.

Leer: La millonaria inversión de una empresa de lácteos costarricense en Guatemala

Las oportunidades

Los bajos niveles de consumo de leche, es uno de los focos para el sector lácteo en Guatemala, debido a que este producto representa una importante fuente de vitaminas y minerales, varios países implementan programas como un vaso de leche donde se proporciona esta bebida a sectores vulnerables especialmente niños en las escuelas, medida que aún no está presente en el país.

“Un vaso de leche debería venir desde el Ministerio de Agricultura, si viniera del Ministerio de Agricultura viene con una visión de reactivación de cadena, de generación de trabajo, de reactivación de la producción primaria”, menciona el director.

La importancia de este tipo de programas crece en la nación centroamericana que tan solo en las primeras seis semanas de 2022, registró 3,230 casos de menores de 5 años con desnutrición aguda según un informe del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

“Además los niños van más a la escuela porque saben que ahí se van a alimentar, se fortalece su sistema inmunológico, tienen menos enfermedades, gastan menos en medicamentos, en hospitalizaciones, etc., tienen mejores resultados académicos”, puntualiza Wilfredo Fernández.

El director concluye, “si se dan los mensajes adecuados y se dan las inversiones adecuadas se pueden generar oportunidades de negocio bastante interesantes y especialmente en estas nuevas tendencias que es consumir productos nutricionalmente de valor agregado y Guatemala por el nivel de consumo que tiene, tiene una oportunidad de desarrollo bastante importante”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook