• Vitrinnea es la primer startup regional enfocada en cuidar el medio ambiente.
  • Implementar un modelo de negocio basado en una economía circular, si bien presenta un reto para las industrias, cada día más empresas de la región lo están adoptando. 
  • Moda circular: un nuevo hábito del día a día determinante para un futuro sostenible.

Los recursos naturales son utilizados en el mundo 1,7 veces más rápido de lo que los ecosistemas del planeta pueden regenerarse. Cerca de 80 mil millones de prendas de vestir son consumidas cada año y se utilizan más de 70 millones de árboles para fabricar telas. A este ritmo, nuestros patrones de consumo y producción son insostenibles. Si a esto agregamos el crecimiento poblacional, el calentamiento global y las crecientes desigualdades, esta tendencia pone en riesgo al planeta, sus economías y las sociedades tal y como las conocemos hoy. 

La ropa de segunda mano es un mercado de rápido crecimiento que se espera alcance los $77 mil millones de dólares a nivel mundial para 2025, con un crecimiento proyectado de 11X, más rápido que el sector minorista en general. En América Latina, la disposición a comprar de segunda mano ya se está transformando gracias a la creciente confianza en el comercio electrónico y al menor estigma de los compradores jóvenes. Este comportamiento también es alentado por las tendencias globales y marcas líderes, que han aumentado significativamente su actividad de reventa en los últimos 2 años, especialmente después de la crisis de COVID-19. Teniendo en cuenta este patrón de crecimiento, América Latina podría llegar a $7 mil millones en los próximos 5 años, lo que representa el 9% del total de la industria de reventa global para 2025. 

El año pasado, cuatro jóvenes emprendedores Salvadoreños tuvieron la visión de crear la primera plataforma digital de segunda mano impulsada por la re-circulación de prendas en la región. En lo que va del 2022, la empresa ha recibido más de 5,000 ordenes y muestra un promedio de crecimiento del 60% mes a mes en facturación y un 80% mes a mes en adquisicion de usuarios. Actualmente la empresa tiene la capacidad de procesar más de 1,000 prendas al día, y ya tiene una lista de espera de 500 personas que quieren vender sus prendas directamente por medio de la plataforma. La funcionalidad de ¨vende de tu closet¨ estará disponible a partir del 15 de julio y busca ser la opción más práctica para poner a la venta prendas que el usuario ya no usa, y por el que recibirá su pago seguro a través de crédito en la app o un depósito a la cuenta de su elección.

(Foto de izquierda a derecha: Julio Javier Pastore / Cofundador y Co-CEO de Vitrinnea, Johnny Martinez / Cofundador y CTO de Vitrinnea, Diego Castro / Cofundador y Co-CEO de Vitrinnea y Diego Pastore / Cofundador y Diseñador de Vitrinnea)

Estos resultados fueron claves para poder cerrar su primera ronda de financiamiento (Pre-semilla) que superó el medio millón de dólares, fondos que ayudarán a cumplir el sueño de impulsar la moda circular en la región. El financiamiento se utilizará principalmente para instalar un nuevo centro de distribución con mayor capacidad de almacenamiento, contratar personal administrativo/operativo, y ampliar los esfuerzos publicitarios para impulsar el mensaje de los fundadores. 

“Identificamos la oportunidad de utilizar la tecnología para ofrecer un espacio donde se puede adquirir ropa en excelente estado, acoplandose a la capacidad de pago que tienen las mayoría de familias en la región. En el camino nos dimos cuenta de otros problemas que nuestro modelo de negocios podía solventar, como por ejemplo, ayudar a vender la ropa que las personas ya no usan. Es por eso que en Vitrinnea decidimos habilitar un espacio para que la gente no solo pueda comprar sino que también vender. De esta forma incentivamos la economía circular y le ofrecemos al usuario una fuente adicional de ingresos”, expresó Diego Castro, Co-CEO de Vitrinnea

Con la misión de revolucionar la industria de la moda a través de la re-circulación, el equipo tiene claro la importancia de crear una comunidad que este alineada con la visión de la empresa, por lo cual están comprometidos en ofrecer las mejores condiciones y servicios para fidelizar a sus vendedores y compradores. Vitrinnea ofrece una plataforma amigable, que se personaliza conforme a los gustos del consumidor, y que se alimenta de datos para poder garantizar una mejor experiencia con cada compra. 

“En Vitrinnea estamos enfocados en incentivar la reutilización de prendas y consolidarnos como líderes en este proceso de innovación en la región. Nuestra intención es acaparar el mercado regional y posteriormente expandirnos a mercados como México y Colombia. Los fondos del capital pre-semilla serán utilizados para establecer las bases del modelo de negocio antes de iniciar nuestra expansión a otros países. Es importante para nosotros utilizar las herramientas con las que contamos, para acciones que no solo impacten de forma positiva a Vitrinnea, sino que también queremos ser agentes de cambio por medio de la sustentabilidad y la tecnología”, expresó Julio Javier Pastore, Co-CEO de Vitrinnea

Un reto importante para Vitrinnea es poder superar el tabú que la gente tiene con las prendas de segunda mano, es por ello que garantizan la calidad de sus productos ofreciendo una política de devolución en caso el cliente no esté satisfecho con su producto. Su objetivo es crear la comunidad de consumidores de moda responsable más grande en Latinoamérica, por lo que aprovechan cada oportunidad de venta para educar a sus usuarios sobre los beneficios que sus compras generan en el medio ambiente. 

La empresa se encuentra actualmente en plena expansion, y es por ello que en el corto plazo prevee emplear de forma directa he indirecta a 50 personas, equipo con el cual planea operativizar El Salvador antes de dar el brinco a otros paises de la región. 

(Foto de referencia: Nuevo centro de distribucion que actualmente se encuentra en construcción)

Figuras publicas y referentes tal y como lo es Vanessa Velásquez, modelo Salvadoreña, Miss Universo 2020 y referente de moda internacional, se unen al proyecto de Vitrinnea apoyando las iniciativas que la empresa quiere impulsar en la región: “Siempre fui consiente del impacto medioambiental que la sobreproducción de ropa genera en el mundo, es por eso que la propuesta de valor de Vitrinnea me cautivó. Siento que su mensaje inspira a ver la moda con otros ojos: moda con un propósito.”

(Foto: Vanesa Velazques, modelo Salvadoeña, Miss Universo 2020 y referente de moda internacional)

Más sobre el mercado de segunda mano:

  • La compra de ropa de segunda mano reduce el impacto medioambiental de los niveles de Co2 que se suelen liberar en la producción de ropa nueva. Además, prolonga la vida útil de la ropa que, de otro modo, iría a parar a los rellenos sanitarios en uno o dos años. De acuerdo a smargreenpost.com, se calcula que 600 kilogramos de ropa usada supondrían una reducción de 2.250 kilogramos de emisiones de Co2, 3.600 millones de litros de agua ahorrados y 144 árboles plantados. 
  • Al año se fabrican 150 mil millones de prendas. Es decir, 62 millones de toneladas de ropa y complementos. Del total de ellas el 30% se venden rebajando su precio original, y otro 30% nunca llega a venderse. Ese 30% es una distorsión entre la oferta y la demanda que le cuesta al sistema $210 mil millones de dólares anuales y $460 mil millones de dólares es lo que la economía mundial pierde cada año por las prendas que la industria y la gente tira cuando podrían seguir usándolas perfectamente. 
  • El 50% de la ropa que fabrican las cadenas de fast fashion acaba en la basura en menos de un año. Eso son 12.8 millones de toneladas de desperdicios que van a parar a vertederos de todo el mundo, en la basura… o en las incineradoras. Quemar un kilo de ropa supone generar 1.36 kilos de dióxido de carbono por megavatio hora. Es más contaminante que quemar carbón (1.13 kilos por megavatio hora) o gas natural (61 kilos por megavatio hora), de un bien que se ha producido de forma innecesaria. 
  • Para 2030 la industria de la moda perderá a nivel mundial $52 mil millones de dólares de beneficios sólo por la inversión que tendrán que hacer para afrontar su sobreproducción y el crecimiento de los costes laborales que pudiera optimizar el proceso de compra de segunda mano.