Por Yannick del Ponte.

Ante el crecimiento acelerado de las Fintech, alrededor del mundo y en Centroamérica, las regulaciones y, por supuesto, la profesión de los oficiales de cumplimiento se ha convertido en uno de los aspectos más demandantes para las empresas que buscan reguladores, supervisores y organizaciones, en cada país, que les permitan lograr el cumplimiento de las normas y leyes establecidas que benefician al sector, puesto que les ayuda a ofrecer servicios seguros y confiables para sus consumidores, así como prevenir, detectar y fraudes, y con ello impulsar la transparencia de las compañías. 

Y es que en un mercado global cada vez más complejo y con una normativa más y más exigente, el oficial de cumplimientose convierte en una figura imprescindible. Sin embargo, aunque esto parece un tema de suma importancia, lo cierto es que falta mucho por avanzar en el desarrollo y aplicación de esta figura en todo Latinoamérica, así como la creación de grupos de trabajo y un plan de formación específico para profesionales de cumplimiento en la región.

Leer: Sector Fintech una gran oportunidad de negocio en América Latina

Si bien, hoy en día existe el Instituto de Oficiales de Cumplimiento (IOC), una asociación sin fines de lucro que busca favorecer el desarrollo de una profesión que contribuye para lograr la transparencia en los mercados Fintech, lo cierto es que, en varias regiones como Centroamérica es indispensable impulsar y resaltar la importancia de esta figura. Pero adentrándonos un poco más en el tema, ¿cuál es la verdadera importancia de la figura de oficiales de cumplimiento dentro de las Fintech?

El principal propósito de contar con la figura de oficiales de cumplimiento dentro de las Fintech es fortalecer el marco regulatorio para prevenir el lavado de dinero, así como evitar que las empresas sirvan de medio para la realización de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Las Fintech están obligadas a contar con los oficiales de cumplimiento, ya que la  Superintendencia de Sociedades, regula que esto se lleve a cabo, incluso no sólo en empresas Fintech, puesto que es una entidad que obliga a diversas empresas a contar con un sistema u oficial de cumplimiento designado para promover, desarrollar y vigilar el cumplimiento de los procedimientos específicos de prevención, actualización y mitigación de todos los riesgos relacionados con el lavado de dinero, financiamiento del terrorismo y armas de destrucción masiva.

Una vez identificados los riesgos, los oficiales de cumplimiento realizan controles, que posteriormente se transforman en políticas para prevenir acciones delictivas. Por último, me gustaría resaltar, que, si bien, en la actualidad existen muchos recursos como el manual de cumplimiento que contiene las políticas de identificación y conocimiento de los clientes, así como los criterios, medidas y procedimientos en materia de prevención de lavado de dinero, la realidad es que aún nos falta mucho por desarrollar en términos de oficiales de cumplimiento en Centroamérica y en la región.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

*El autor es CEO, ID Finance México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes República Dominicana.