EFE.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, firmóeste jueves una ley que permite la imposición de multas de hasta el 10 % de la facturación anual a las grandes tecnológicas internacionales si incumplen la normativa que les obliga a abrir oficinas de representación en el país y registrarte ante el regulador.

La legislación rusa sobre el registro de empresas tecnológicas extranjeras fue promulgada por Putin en 2021 y establece no solo la apertura de oficinas de representación, sino también la apertura de una cuenta personal del representante con poderes en la página web del regulador ruso de las comunicaciones, Roskomnadzor, entre otros requisitos, para poder operar en Rusia.

La violación de esta normativa, dirigida a gigantes tecnológicos como Twitter, Google, Facebook o Telegram, puede ahora acarrear multas de entre el 6,6 % y el 10 % del volumen de negocio anual de estas empresas en Rusia.

Leer: Este empresario guatemalteco apuesta por los satélites en Centroamérica

Una violación reiterada de la ley establece una sanción económica de entre una décima parte y una quinta parte de los ingresos totales en un ejercicio fiscal anterior.

En el caso de incumplimiento de la legislación sobre el registro de tecnológicas extranjeras, las sanciones más graves son un bloqueo parcial o total de sus actividades.

Rusia ya bloqueó Facebook, Instagram y Twitter en el país.

Firma ley que castiga llamamientos a actuar contra seguridad de Rusia

Putin rubricó este jueves unas enmiendas al Código Penal ruso que castigan con hasta siete años de cárcel los llamamientos a actuar contra la seguridad de Rusia.

Las personas que incurran en tal comportamiento pueden ser multadas o castigadas con entre dos o cuatro años de prisión, según el documento, publicado hoy el portal oficial de información legal de Rusia.

En caso de usar para ello medios de comunicación o internet, el castigo se eleva a hasta siete años.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Mientras, siete años de cárcel amenazan a los infractores de la ley si integran un grupo organizado o amenazan con el uso de la violencia.

La nueva legislación, aprobada previamente por el Parlamento ruso, se da a conocer en un momento en que Moscú adopta medidas adicionales para acallar a las voces críticas con la campaña militar en Ucrania, iniciada el pasado febrero.