De raíces hondureñas, María Elena Bottazzi, está convencida de que la ciencia debe buscar soluciones para resolver enfermedades que afectan a las poblaciones más pobres del mundo.