Investing.com.- Aunque los temores de recesión estaban dando paso a la posibilidad de que sólo se tratara de una desaceleración de la economía o incluso a una contracción leve, el economista Nouriel Roubini prendió las alarmas de nuevo, advirtiendo sobre una crisis más profunda.

“La idea de que esto va a ser corto y superficial es totalmente delirante. Lamento no estar de acuerdo. Hay muchas razones por las que vamos a tener una grave recesión y una grave crisis financiera y de deuda”, dijo el reconocido analista económico, CEO de Roubini Macro Associates.

Leer: El FMI cree que Rusia sentirá más el peso de las sanciones en 2023

Según el economista, el escenario actual es diferente a las caídas anteriores sufridas por la economía. Recordó que la crisis de 1970, cuando era un escenario con dos de las mismas variables, desaceleración e inflación, los índices de deuda eran bajos. Mientras que en la crisis financiera de 2008, si bien hubo una crisis de deuda, la inflación no se descontroló.

“En recesiones anteriores, como las dos últimas, tuvimos una relajación monetaria y fiscal masiva. Esta vez vamos a entrar en recesión endureciendo la política monetaria y no hay espacio fiscal. Ahora hay choques negativos de oferta agregada y ratios de deuda históricamente altos”, puntualizó Roubini en una entrevista para Bloomberg TV.

Para el experto no es posible que la Reserva Federal de Estados Unidos logre un aterrizaje suave, al controlar la inflación sin provocar una recesión, sobre todo porque los estímulos aplicados en la pandemia ya no pueden estar disponibles en esta contracción.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Los hogares, los gobiernos y las corporaciones fueron rescatados durante COVID”, recordó.

Y ahora, dice el experto, los índices de deuda están históricamente altos y afirma que el porcentaje de deuda sobre el PIB en las economías avanzadas ahora alcanza 420%.

Para el experto, este contexto seguirá perjudicando al mercado de valores: “En las típicas recesiones simples, las acciones estadounidenses y mundiales tienden a caer alrededor de un 35%. Pero, debido a que la próxima recesión será estanflacionaria, acompañada de una crisis financiera, el desplome de los mercados podría acercarse ak 50%”, dijo el experto en anteriores proyecciones.