De ascendencia maya y zapoteca Jessica Hernández lleva a las aulas de Estados Unidos la cosmovisión de pueblos ancestrales para preservar la biodiversidad.