Por Nohelis Ruiz Arvelo
Sea cual sea la idea que tengas, mi primer consejo es que no la abandones, anótala, busca información sobre el tema, analiza, arma algún esquema, pero no dejes tu idea y de ser posible, solo coméntala cuando la tengas realmente clara. Usualmente cuando comentas eso que se te ha ocurrido y lo compartes con otros de tu entorno o en alguna comunidad, nadie te presta la atención debida. Lo más grave es que la mayoría de las personas a quienes se les ocurren ideas geniales de negocio, deciden dejarla de lado porque alguien les ha comentado que eso ya existe, o peor aún, porque alguna persona les ha comentado que no es una idea genial, o que eso no va a funcionar. Te cuento un secreto, esto es una ley universal, de hecho, es una de las “Leyes de la Trascendencia”, la quinta ley dice: “Siempre habrá algo que te lo impida”. Recuerda esta ley cada vez que tengas una idea y omite la opinión de otros, contrasta, pregunta para evaluar y para probar, pero no para abandonar; enfócate, aprende sobre el tema, sector o especialidad, coméntala y no hagas caso a los robadores de sueños.

A lo largo de la vida se nos ocurren muy buenas ideas y simplemente las dejas allí en ideas. Cuando estas intentando emprender, esto se multiplica y se nos ocurren más ideas de negocio que por alguna razón o falsa creencia la dejamos y no le damos forma Una de las cosas más interesantes que he aprendido a través de mi vida, es que las ideas nos las mandan del cielo para que nos remanguemos y las plasmemos en la realidad, y si no le damos forma y la materializamos, es energía estancada, energía que no fluye. No suficiente con esto, mas tarde, al pasar de los años, la vida te la vuelve a poner en la mente alguna otra idea de negocio, para que hagas ese trabajo que no pudiste hacer unos años atrás, porque preferiste escuchar a los demás y no creer en ti.

Leer: Claudia Bosch, una mujer con ADN empresarial

Una de las cosas que me han pasado, pero, sobre todo, en el momento que estaba emprendiendo, armando, creando y lanzando mi proyecto; resulta que yo parecía una “Máquina de Hacer Ideas”, esto se mantiene presente a lo largo del tiempo y no le prestamos la atención debida, porque seguimos sin creer en nosotros, sin validar eso que se nos ha ocurrido. Compartes la idea porque de alguna manera confías en ellos, ya que son tus amigos, tu familia, y siempre han estado allí. POR FAVOR no desistas de una idea porque alguien te diga que no es buena, la clave está en que eso que se te ha ocurrido, ese negocio, idea o producto no está hecho ni para nosotros, ni para esos robadores de sueños, está hecho para otros que necesitan que le resuelvas su problema con tu particular estilo y singularidad, así sigue con tu idea. Aquí te dejo algunos mitos y supuestos que se nos dicen o escuchamos sobre las nuevas ideas, compártela para que otros puedan seguir generando y creando.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

1.- Las buenas ideas tienen que ser originales, geniales, mentira la gran mayoría de las nuevas ideas se tratan de refrescar algo, de propuestas que ya están funcionando, es decir, mejorar algo que ya existe es una muy buena idea, eso de las ideas originales pasa, si claro que existen, pero no es la panacea, ni lo que más abunda, así que adelante, que no se apague tu capacidad de crear algo por culpa de la originalidad y la genuinidad

2.- No se debe compartir tu idea, mentira, mientras más converse de ella, mejor forma le podrás dar, este tema lo he tocado en varias oportunidades como este artículo, debido a esta creencia, hay millones de buenas ideas que nunca se han dicho y nunca ha salido a batallar, seguramente ya tendríamos la solución a infinidad de problemas. Una buena idea debe ser compartida, de lo contrario no tiene ningún valor. Es necesario que las vayamos validando en el terreno, deben ser analizadas, contrastadas, discutidas y sobre todo demostradas para que se fortalezcan y sea una super idea que además genere miles de nuevas ideas más

3.- Debemos ser genios y artistas para poder tener una buena idea, mentira que no seamos físicos, matemáticos, pintores o pianistas no quiere decir que no puedas resolver un problema y hacer una propuesta en algún sector o especialidad que no conozcas. Lo más seguro es que sea una super idea y resuelva un problema que las personas de ese medio no habían ni siquiera imaginado que necesitaban. Si bien es cierto que no todos somos genios, lo que si debes creerte es que todos somos creativos, sobre todo cuando nos pica la mosca de la inspiración, podemos hacer cosas realmente increíbles

4.- Cuando tenemos una buena idea, ya tenemos la mitad del camino recorrido, mentira, SORRY pero no es así, apenas comenzamos a recorrer el camino cuando tenemos esa buena idea, es decir ahora hay que trabajarla y aplicar todo lo anterior, ahora debemos pasar a la acción para darle forma y luego darle vida. La verdad es que una idea que no se ejecuta y que no toma vida para validarla, no es tuya, es decir, esa idea la tomará otro del campo cuántico, le dará forma y la hará realidad, esa idea deja de ser tuya

Lo que sí es cierto es que cualquier idea puede llegar a ser una super idea, pero es necesario pensarla, sentirla y vivirla (Thinkin, Acting and feeling) por lo cual es necesario tomar en cuenta todo lo anterior, no temas del que dirán, de las críticas, la verdad es que no tienes nada que perder, pero si mucho que ganar, ganas tu, tu entorno y el mundo con nuestras nuevas ideas, que generan mejores y miles de ideas más. ¿Tienes alguna idea de negocio que te ronda la mente? Aquí termino con una de mis máximas de vida “Las cosas son mejores compartidas” y recuerda siempre la quinta ley de la trascendencia.

*La autora es estratega, formadora y conferenciante experta en networking y posicionamiento personal

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.