Por Agustín Ortiz / Prensa Libre

La Mesa de Certeza Jurídica buscará la implementación de iniciativas tendientes a la simplificación de requisitos y reducción de trámites burocráticos, con miras a avanzar hacia una Guatemala 100% digital, aparte de impulsar reformas administrativas y legislativas para incentivar la competitividad y el empleo.

“Estimamos que se podría reducir por lo menos en un 50% el número de trámites que hoy se gestionan en el gobierno”, dijo Juan Carlos Zapata, director Ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), al referirse a las metas de esta mesa de trabajo, en una conversación con Prensa Libre.

¿Cuál es la situación actual de los trámites administrativos y burocráticos en el país?

De acuerdo con el informe “El fin del trámite eterno” del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Guatemala es el país con el mayor número de trámites de América Latina y el Caribe, con 5 mil gestiones, solo en el gobierno.

El promedio de horas necesarias para cumplir un trámite en el país es de 4.5 horas, y el 37% de los trámites requiere tres interacciones o más para su resolución.

¿Cómo transformará esta situación la Mesa de Certeza Jurídica?

Lo que se busca es identificar procesos en los que se pueda reducir el número de trámites que debe realizar la población en los ministerios, a fin de acelerar los procesos y que sean menos burocráticos.

La aprobación de la Ley para la Simplificación de Requisitos y Trámites Administrativos, conocida como Ley Antitrámites, fue un primer avance para generar una mejor digitalización de todos los servicios públicos en el Organismo Ejecutivo. Como seguimiento, establecimos comunicación con varias dependencias del gobierno, la Contraloría General de Cuentas (CGC) y la Municipalidad de Guatemala, para focalizar los esfuerzos en cada institución y lograr un mayor avance en la digitalización del país.

¿Cuánto se podría reducir la cantidad u horas para los trámites con la digitalización?

Si se logran implementar muchos de los procesos, de los cuales algunos ya están en pilotaje, como la ventanilla ágil de la construcción o las ventanillas para la atracción de inversión, se podrían mejorar los procesos para reducir a la mitad el número de trámites actuales, es decir de 5 mil a 2 mil 500; eso nos llevaría más o menos al nivel de Colombia.

Leer: WeWork: Costa Rica cuenta con grandes cualidades

¿Qué se requiere para avanzar hacia la digitalización del aparato público?

Es parte de un proceso de fortalecimiento de las capacidades institucionales, mejorar el software y los equipos de computación, y seguir avanzando en la digitalización de procesos. Por ejemplo, recientemente la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) permitió los timbres de forma electrónica, por lo que tenemos que hablar con los colegios profesionales, especialmente con el de Abogados, para que implementen un timbre digital; eso ayudaría a reducir los costos y tiempos de las gestiones en el Organismo Judicial.

¿En qué se ha avanzado hasta ahora?

El país ha avanzado bastante en lo relativo a inscripción de sociedades mercantiles o empresas a título individual. A través de la plataforma asisehace.gt se han unificado varios procesos en un solo sitio; en el tema mercantil; operaciones de impuestos; registro de propiedades; antecedentes penales; permisos y licencias; etc. El siguiente paso es acelerar algunos procesos dentro del Ministerio de Salud sobre permisos sanitarios y productos farmacéuticos.

¿Qué rol juega el sector privado en este proceso?

Con la firma de convenio para instalar una mesa de trabajo, el sector privado brinda acompañamiento técnico a las instituciones firmantes. Esto ayuda a brindar información por parte de las empresas hacia el sector público respecto a las necesidades de digitalización.

¿Cómo abona la digitalización a los esfuerzos de transparencia?

En la medida en que se reduce la discrecionalidad del funcionario en los trámites, también se garantiza una mayor celeridad en los procesos administrativos. También se facilitan las gestiones a las personas, especialmente las que viven en el interior del país, y se reduce la posibilidad de corrupción.

¿Guatemala puede ser 100% digital?

Ese es el objetivo final. Por eso, ya empezamos pláticas con el Organismo Judicial, donde hay mucho qué hacer para la digitalización de las cortes e ir más allá del gobierno central. Ellos han avanzado en la implementación de expedientes electrónicos a partir de la ley en materia de digitalización, pero hay necesidad de mejorar su software y las buenas prácticas en sus colaboradores. 

*En alianza con Prensa Libre