Como señala el Foro Económico Mundial, la Gran Renuncia es un término acuñado en mayo de 2021 que describe el número récord de personas que han dejado sus trabajos de forma voluntaria desde el comienzo de la pandemia.  

Y es que después de más de dos años de pandemia, home office y el auge del trabajo flexible, muchas personas han decidido que el equilibrio entre la oficina y la vida es lo más importante para ellos.

Para algunos especialistas, este fenómeno solo fue impulsado por el Covid-19, pero en realidad es el resultado de una serie de turbulencias coyunturales que desde hace 10 años vienen ocasionando altas tasas de abandono de empleo.

Entre los principales factores que están en juego en esta tendencia se encuentran la jubilación, la reubicación, la reconsideración, la reorganización y el desgano. Y para bien o para mal, todo ellos han llegado para quedarse.

De acuerdo con la encuesta la Encuesta Mundial de Esperanzas y Temores de la Fuerza Laboral de la consultora PwC (hecha en marzo de 2022 a más de 52 mil trabajadores en 44 países), el salario es el factor principal en las personas que desean cambiar de trabajo, 71% lo citaron como una razón clave.

Leer: El euro se cambia por debajo de 1,02 dólares

Los hombres fueron más propensos que las mujeres a decir que fueron recompensados ​​financieramente de manera justa. Los autores del informe dicen que esto refleja problemas de larga data en la desigualdad de la riqueza y destacan la necesidad de avanzar en la agenda de equidad de género, incluida la transparencia salarial y una mayor participación femenina en la fuerza laboral.

Cabe destacar que la encuesta de PwC –una de las encuestas más grandes de la fuerza laboral mundial– también reveló que uno de cada cinco trabajadores planea dejar su trabajo este 2022.

¿Tú te sientes satisfecho con el trabajo que tienes o eres de los interesados en cambiar de horizontes?

Si entre tus planes está decirle adiós a tu trabajo próximamente, debes pensar cómo vas a manejar tus finanzas en lo que encuentras uno nuevo. En ese sentido, la CONDUSEF te brinda algunos consejos con la finalidad de que armes una estrategia financiera:

¿Cómo preparar tus finanzas si planeas renunciar?

Comienza con un presupuesto: lo primero que debes hacer es analizar tu situación financiera y visualizar como se verá afectada una vez que dejes de recibir tu sueldo, ya que no sabes cuánto tiempo durarás así.

Crea un presupuesto, donde detalles tus posibles gastos mensuales, estrictamente esenciales como vivienda, alimentos, transporte, pago de servicios, entre otros; con ello sabrás el monto que necesitas para vivir durante los siguientes meses.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Procura terminar sin deudas antes de renunciar: deshacerte de deudas o préstamos siempre es complicado, incluso cuando se tiene un sueldo, por ello, antes de renunciar haz un plan para acabar con las deudas. Asimismo, olvídate de adquirir nuevas.

Despídete de los gastos hormiga: para tomar decisiones financieras inteligentes, revisa cada uno de tus gastos y analiza cuáles puedes cambiar o eliminar para obtener un pequeño ahorro. No olvides controlar tus compras impulsivas.

Ahorra: los especialistas recomiendan que antes de renunciar ahorres de tres a seis meses de tu sueldo, lo cual te ayudará a cubrir gastos. Otros sugieren que sea de 12 a 24 meses, ya que no sabes cuánto tiempo te tomará encontrar un nuevo empleo.

Intenta generar ingresos extra: sabemos que si dejas tu trabajo es porque buscas conseguir mejores condiciones, sin embargo, un ingreso extra, como vender algo en lo que logras conseguir otro empleo, no es mala idea.