EFE.- La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, mantuvo este viernes una reunión con legisladoras latinas del país para analizar cómo impulsar la protección del derecho al aborto, en entredicho desde que el Tribunal Supremo la derogara el pasado 24 de junio.

El encuentro puso el foco en la comunidad latina. Según datos de la organización proabortista Planned Parenthood, “las restricciones al aborto siempre afectan de forma desproporcionada a las comunidades latinas, negras e indígenas, especialmente a las latinas indocumentadas que no pueden salir de sus comunidades para abortar sin poner en peligro su presencia” en el país.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los latinos en Estados Unidos, a juicio de esa asociación, son “desproporcionadamente más propensos” a carecer de cobertura sanitaria y también tienen menos probabilidades de beneficiarse de un seguro privado, lo que dificulta su posibilidad de interrumpir voluntariamente su embarazo.

Harris recordó que las legisladoras latinas están “en la primera línea” del combate en favor del aborto y dijo recibirlas para aprender lo que se está haciendo sobre el terreno y trabajar para que “ninguna mujer se sienta sola”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“El gobierno no debería tomar estas decisiones en lugar de las mujeres”, apuntó la vicepresidenta, que criticó que el fallo del Supremo haya derogado a nivel federal un derecho vigente en el país desde 1973, criminalizando al mismo tiempo a quienes suministran ese servicio médico.